LOS AMANTES DE TERUEL

Todos los años, Teruel vuelve a la Edad Media durante unos días para rememorar la historia de amor entre Isabel de Segura, hija única de la familia más rica de la ciudad, y Diego de Marcilla, un hombre sin derechos de herencia al que se le conceden cinco años para reunir las riquezas suficientes para casarse con su amada. Para lograrlo, Diego se une a las tropas cristianas que luchan contra la invasión musulmana, mientras Isabel le espera en Teruel. Pero transcurridos cinco años, y sin noticias de Diego, la joven contrae matrimonio con otro hombre. Solo un día después de la boda, Diego regresa cargado de riquezas pero, al ver a su amada casada con otro, solo se atreve a pedirle un primer y último beso. Cuando ella se lo niega, él muere de tristeza. Durante el funeral, Isabel le da al cuerpo el beso que le había negado en vida y, consciente de su desgracia, muere al lado de su amor. Los restos de ambos descansan todavía en un mausoleo junto a la Iglesia de San Pedro.